Edad Media

Durante los siglos XIII y XIV los Reyes de Castilla fundan cuatro villas en nuestra comarca: Arrasate, Bergara, Leintz Gatzaga y Elgeta respectivamente. Las nuevas poblaciones aseguran al Rey el camino comercial desde Castilla hacia la costa y contribuyen a hacer frente al poder de los linajes.
A partir de su fundación, los municipios desarrollan una estructura urbanística propia de la Edad Media: construcción de cercas, portales para controlar los accesos, calles longitudinales y cantones perpendiculares para desplazarse de un extremo a otro fácilmente.
Hoy en día, no sólo es posible encontrar alguno de éstos elementos, sino que también podemos admirar edificios y detalles de ésta época.
La morfología medieval de Leintz Gatzaga apenas se ha alterado a lo largo de los siglos.
Los cascos de Bergara y Elgeta también mantienen el trazado medieval de sus calles y, en Arrasate, sorprende ver la perfecta forma elíptica de su casco desde la colina de Santa Bárbara.

Arrasate

1arrasate

El núcleo histórico de Arrasate, villa fundada en 1260, sigue el entramado característico de la Edad Media. Lo conforman tres calles longitudinales, Iturriotz, Erdiko Kale y Ferrerías y, dos cantones transversales. Todo ello da como resultado un conjunto de forma elíptica.

 

Los recientes hallazgos han permitido sacar a la luz parte de la muralla original. El acceso se realizaba a través de 5 portales de los cuales 3 han llegado hasta nuestros días y presentan el aspecto que tuvieron en los siglos XVII y XVIII: el de Zurginkantoi, Concepción y Portalón. Este último se sitúa al inicio de la calle Erdiko Kale, un lugar estratégico del Camino Real.
La iglesia de San Juan Bautista es el único ejemplo de arquitectura religiosa gótica. La encontramos en el centro del casco histórico y destaca al exterior por sus contrafuertes, gárgolas y vanos apuntados. A 17 metros de altura, las claves de las bóvedas de crucería representan interesantes motivos heráldicos, florales y religiosos típicos del gótico.

 

Bergara

1bergara

La Carta Puebla de la fundación de “Villanueva de Vergara” data de 1268. Al igual que otras nuevas villas de la época debió estar cercada pero no se han podido encontrar restos suficientes que dibujen su perímetro exacto.

 

Paseando por las tres calles principales del casco histórico de Bergara descubrimos el entramado de la estructura medieval. Se compone de tres calles principales: Barrenkale, Artekale, calle que se unía con el Camino Real, y Goenkale y otros tantos cantones o entrecalles. Entre ellas algunos edificios, aunque de épocas posteriores, han conservado detalles medievales hasta nuestros días. Este es el caso de la portada (hoy ventana) en arco conopial de la casa en Goenkalea 2, las ventanas pareadas del cantón de Arrese o la magnífica planta baja del edificio número 3 de la ya citada calle Goenkale.

 

Elgeta

1elgeta

Alfonso XI, Rey de Castilla, funda Elgeta en 1335. Su fundación, al igual que el de resto de nuevas villas de la comarca, es estratégica. La cercanía de la frontera de Bizkaia y su elevada altitud, a 462 m., no pasan desapercibidas en esta época.


A través de la visita a Elgeta podemos comprobar “in situ” la regularidad y sencillez con la que se trazan los cascos medievales en Debagoiena. La nueva villa sigue una de las morfologías urbanísticas típicas medievales. Es de forma rectangular y las defensas que tuvo no se conservan.
Se articula en torno a una calle principal longitudinal y otra transversal. La calle principal del casco antiguo es la calle de San Roque, en su inicio todavía se conservan las huellas de uno de los dos portales que controlaban el acceso a la Villa.

 

Leintz Gatzaga

1leintz

La visita a Leintz Gatzaga supone retroceder varias centurias en el tiempo. Fue fundada en 1331 por el Rey Alfonso XI, época en la que ya destacaba por su importante actividad salinera.Se trata de uno de los pocos pueblos guipuzcoanos que conserva su aspecto recogido y cercado y la trama urbana medieval casi inalteradas.

 

Su planta se configura a través de una calle principal longitudinal, la calle de San Ignacio, y tres calles paralelas transversales. Al recorrerlas podemos ver 5 de los 7 portales que originariamente se abrían en la muralla.
El portal de San Ignacio, blasonado con el escudo de Castilla, y el portal del Rosario, en la calle del mismo nombre, ofrecen los rincones más pintorescos de la villa. Los demás son: Barandapea, Pilar y Santiago.
Alejado del casco urbano encontramos el Santuario de Dorleta, virgen patrona de los ciclistas. Este enclave ha sido testigo del paso de peregrinos a Santiago y, aunque el edificio actual es del S. XVII, la talla de la Virgen que hay en su interior es gótica.

 

AddThis Social Bookmark Button