Siglo XVII

Tras la ebullición artística del siglo pasado el siglo XVII se desarrolla sosegadamente. La nobleza enriquecida a través de los cargos públicos aprovecha para modificar o construir nuevos palacios.
La mayoría se construyen extramuros, en los arrabales, unidos a las principales vías de comunicación de las poblaciones. Por lo general resultan bastante sobrios y austeros y su principal característica son los motivos heráldicos que decoran las fachadas, sus artísticos aleros y las ricas labores de forja que presentan en ventanas y balcones.
Arrasate ofrece la oportunidad de apreciar dos buenos ejemplos de este tipo de construcciones con el Palacio de Monterrón, y el Palacio de Okendo.
En pleno centro del casco de Leintz Gatzaga encontramos el Palacio Garro con un impresionante escudo en esquina.
En Bergara, además del Ayuntamiento, podemos ver otros dos exponentes del estilo barroco en la Parroquia de San Pedro. El Cristo de la Agonía de Juan de Mesa y el cuadro de la “Adoración de los pastores” de escuela Napolitana.

 

Arrasate

5arrasate1

La paz y la prosperidad económica que se vive en Arrasate posibilita su desarrollo industrial y urbano. Las familias más importantes siguen construyendo grandes palacios para albergar sus residencias.

 

 

 

 

 

Palacio de Monterrón se sitúa al comienzo del arrabal de Zarugalde. El estilo barroco herreriano se traduce en una estructura cuadrada clara y sin apenas decoración. Destacan los balcones de hierro forjado y los dos escudos de la fachada principal de las familias Andikano-Zelaa y Aranguren Unzueta.
Este edificio resulta emblemático no sólo por su monumentalidad sino también porque ha sido lugar de hospedaje de los personajes ilustres que han visitado la villa como Felipe V o la reina Maria Cristina.
En otro de los Arrabales, en el de la Magdalena, se alza imponente el palacio de Okendo. Destaca sobre todo por el gran escudo barroco de la familia Barrutia que sobresale de la fachada de sillería.

 

Bergara

5bergara1

En el siglo XVII Bergara sigue a la cabeza de la producción artística de nuestra comarca tanto en número como importancia.

 

 

 

 

 

El ayuntamiento proyectado por el arquitecto guipuzcoano Lucas de Longa a finales del S. XVII es la obra arquitectónica más significativa. Sigue la estructura típica de las casas consistoriales guipuzcoanas con arquería inferior, planta principal con balcón corrido para los actos institucionales y escudos en la fachada.
La parroquia de San Pedro, en el centro del núcleo urbano, alberga una impactante escultura de la escuela Sevillana barroca. Juan de Mesa realiza el Cristo de la Agonía por encargo del bergarés Juan Pérez de Irazabal en 1622. El tratamiento del cuerpo, la expresión del rostro y el paño de pudor son magistrales, siguen la tradición expresionista característica de esta época.
En la pared lateral derecha encontramos el lienzo de La adoración de los pastores. Es interesante el tratamiento de la luz. Esta se distribuye gradualmente con el efecto del claroscuro, desde la figura principal de Jesús hasta el resto de personajes.

 

Leintz Gatzaga

5leintz1

Durante el siglo XVII el núcleo urbano se desarrolla gradualmente. Leintz Gatzaga va adquiriendo importancia y el paso de personajes ilustres, como Felipe III o Don Juan de Austria, posibilita mejoras en el Camino Real que atraviesa la villa.

 

 

 

 

El estilo barroco lo podemos ver materializado en Leintz Gatzaga con diferentes construcciones pero la mayoría de ellas corresponden al siglo XVIII. El Palacio Garro es de las pocas construcciones del siglo XVII.
Se sitúa entre las calles Santiago y San Ignacio, justo delante de la iglesia parroquial de San Millán. Su estructura es sencilla, cuadrada, pero destaca el alero de madera con canes tallados. En las fachadas se abren grandes balcones con excelente trabajo en las rejas.
Llama la atención el gran escudo en esquina labrado entre la primera y segunda planta. Corresponde a la familia Garro y en él podemos ver las armas de su linaje: una cruz flordelisada con un lobo andante. Estamos ante una nueva tendencia en los edificios de ésta época ya que se rompe con la decoración frontal tradicional.

AddThis Social Bookmark Button