Siglo XVIII

A lo largo del siglo XVIII la comarca de Debagoiena es exponente de obras artísticas importantes. A pesar de no ser una época económica muy boyante, principales artistas del interior y fuera de la provincia son requeridos para ejecutar obras que, gracias a las recientes restauraciones, hoy podemos apreciar en su máximo esplendor.
Los arquitectos Carrera actúan prácticamente en todos los pueblos de la comarca. Realizan campanarios, varios palacios y las Casas Consistoriales de Arrasate-Mondragón y de Oñati. Oñati además nos brinda la oportunidad de contemplar dos magníficos retablos en sus iglesias. El Retablo del Altar Mayor de la Parroquia de San Miguel y el Retablo de la Coronación de la Iglesia del Monasterio de Bidaurreta.
La unión de artistas de la talla de Miguel de Irazusta y Salvador Carmona da como resultado uno de los retablos más impresionantes del siglo XVIII, el Retablo del Altar Mayor de Santa Marina de Oxirondo en Bergara.
En Antzuola es interesante la plaza barroca creada a partir de la construcción de la Casa Consistorial, aunque también conviene visitar las cruces del calvario situadas junto a la carretera que conduce a Zumárraga.

 

Antzuola

6antzuola1

El conjunto monumental más interesante de Antzuola lo encontramos en la La Plaza Mayor, en el centro del casco urbano.

 

 

 

 

Su estructura responde al planteamiento de la mayoría de las plazas mayores de esta época concentrando en el mismo área la iglesia parroquial, la casa consistorial y casas o palacios blasonados.
La Casa Consistorial sigue el esquema de los ayuntamientos guipuzcoanos del siglo XVII y XVIII. Diseñado por Miguel Salazar en 1743, consta de un pórtico de tres arcos en el cuerpo inferior, balcón corrido en la planta principal y enorme escudo de la villa coronando la fachada. Merece la pena observar este último ya que incorpora las medias lunas ganadas a los árabes en la batalla de Valdejunquera, hoy recordada en el “Alarde” celebrado anualmente la tercera semana de julio.
Junto al camino que conduce a Zumarraga encontramos las cruces del calvario. El conjunto está formado por tres cruces del siglo XVIII de las que destaca la central con imágenes que aluden a la pasión. Su interés también se relaciona con la tradición popular de traer a los niños a aprender a andar.

 

Arrasate

6arrasate1

Documentos del siglo XVIII describen a Arrasate como un núcleo desarrollado. Consta de tres calles bien hechas en la zona cercada, tres conventos, bellos paseos, cinco arrabales y tres barrios alejados del centro urbano. En total viven unas 1700 personas y consta de 289 casas.

 

 

 

 

Después de varios siglos de prosperidad y desarrollo económico, el siglo XVIII supone el fin y la decadencia de la mayoría de las ferrerías que funcionaban en la villa. A pesar de ellos, se realiza una obra de gran envergadura como es la Casa Consistorial.
Proyectada por el arquitecto guipuzcoano Martín de Carrera en 1755, se alza frente a la parroquia de San Juan Bautista y da como resultado una plaza típica del barroco del siglo XVIII cuya visita no nos defraudará.
La parte más interesante es la fachada de sillería caliza. Se estructura con un pórtico de ingreso abierto con cinco arcos carpaneles, balcones en la planta principal y, como remate, un frontón para albergar el escudo que rompe la línea del alero.
Aunque es un edificio austero incorpora ricos elementos decorativos dispuestos en torno a los vanos. Se aprecian molduras, puttis alados, volutas y rocallas inspiradas en el gusto rococó francés imperante a finales de este siglo y que repetirá profusamente en el Ayuntamiento de Oñati.

 

Bergara

6bergara1

El siglo XVIII está íntimamente relacionado en Bergara a la figura del Conde de Peñaflorida y al Real Seminario Patriótico Bascongado creado bajo la dirección de la Real Sociedad bascongada de Amigos del País.

 

 

 

 

 

La corriente de ideas ilustradas convierte a Bergara en uno de los centros de enseñanza e investigación más importantes de Europa a finales del siglo XVIII.
La manifestación artística más importante de este siglo la encontramos sin embargo en un edificio religioso, la Parroquia de Santa Marina de Oxirondo. El interior de este edificio del siglo XVI es un remanso de tranquilidad alterado solamente por la magnitud y movimiento del Retablo Mayor de Santa Marina.
Declarado oficialmente monumento, la parte a arquitectónica pertenece a Miguel de Irazusta quien realiza entre 1739 – 1742 esta obra imponente. En ella, la ausencia de policromía permite al espectador admirar los detalles del barroco – rococó desde una nueva perspectiva.
Las imágenes que decoran el retablo central y los laterales son de Luis Salvador Carmona, maestro de la escuela madrileña. Son de gran fineza, con delicados detalles que confieren agilidad al conjunto. En el nicho central destaca la de Santa Marina, flanqueada por los santos Abdón y Senén de las calles laterales. En el ático se representa el Salvador y a sus lados las figuras de cuatro virtudes.

 

Oñati

6onati1

Oñate sigue siendo sede de obras artísticas importantes durante el siglo XVIII. Como muestra de ello conviene acercarse a ver la Casa Consistorial o los dos magníficos retablos situados en las dos principales iglesias del municipio.

 

 

 

 

 

En la parroquia de San Miguel de Oñati destaca el Retablo de San Miguel del altar mayor. Este retablo de estilo barroco Churrigueresco lo realiza Juan Bautista de Suso entre 1714 y 1717. La parte arquitectónica aparece policromada y de ella sobresalen varias columnas salomónicas confiriendo movimiento a todo el conjunto.
El Retablo de la Coronación del altar mayor de la iglesia del Monasterio de Bidaurreta se realiza en el siglo XVIII como sustituto de uno del siglo XVI precedente. El nuevo retablo es sobrecogedor. Resulta impresionante tanto por el carácter barroco – rococó de la obra arquitectónica como por la calidad de las esculturas atribuidas a José Sierra.
Como ejemplo de arquitectura de esta época tenemos la Casa Consistorial de Oñati. Realizada en 1764 por Martín de Carrera, sigue la estructura de las casas consistoriales de ésta época aunque incorpora finos detalles decorativos de estilo rococó que contribuyen a embellecer la fachada.

AddThis Social Bookmark Button