CAMINO IGNACIANO

Cuando el caballero Ignacio de Loiola emprendió el camino de la espiritualidad, en 1522, tomó la decisión de peregrinar a Jerusalén. La primera parte de esta peregrinación lo llevó a Manresa, donde permaneció 11 meses, desde mayo de 1522 hasta marzo de 1523. Recorrió el Camino Real hasta llegar a Barcelona, donde embarcó en un viaje que le llevaría de peregrino hasta Tierra Santa. Basándose en esa experiencia comenzó la escritura del Libro de los Ejercicios Espirituales.

Cada vez hay más peregrinos que quieran emprender el camino que completó San Ignacio, a la búsqueda de una experiencia cultural y espiritual enriquecedora.

Toda la información del Camino Ignaciano:

logo-manresa

AddThis Social Bookmark Button